martes, 5 de diciembre de 2017

HUEVOS DE DINOSAURIO


Si el otro día hicimos coprolitos (cava fosilizada de dinosaurio), hoy tocaba hacer huevos.

No ha sido fácil. El proceso de hacer huevos de dinosaurio ha necesitado su tiempo, porque claro... Un embarazo ( pese a ser de huevo) es largo :)

Lo primero que necesitábamos era el hueco. Así que con un globo, papel de periódico y cola hemos ido fabricando nuestro dinohuevo.



La mezcla de agua y cola es fácil de hacer en casa porque sólo tienes que mezclar. 
El papel de periódico lo no vamos y vamos poco a poco forrando el globo.
Cuanto más inflemos el globo más grande será el hueco y más costará hacer la manualidad (se listo, haz un huevo de tamaño normal).





Una vez nuestro globo está totalmente tapado es el momento de dejarlo secar. Un par de días hará que toda la humedad se elimine y que el papel mojado en cola y agua se convierta en una capa dura y resistente que será la cáscara de nuestro dinohuevo.




Una vez seco toca pintarlo, ya que huevos con pinta de ser un periódico arrugado... No me suena de haberlos visto nunca... :)

Es importante tener en cuenta que los huevos tienen una estabilidad muy reducida. Si no los agarramos bien se nos darán la vuelta y mandaremos todo, además de que no se pintaran bien.
Podemos elegir colores claros para nuestros huevos o probar con colores muy fuertes y vistosos... Depende del dinosaurio y de la creatividad de cada uno.




Ya casi hemos terminado.
Para que salga nuestro dinosaurio es importante dejarle espacio, así que tenemos que recortar una parte del huevo de manera irregular para que parezca más real.


Ahora que ya está sólo nos falta nuestro dinosaurio.
Con algo de plastilina y mucha maña podemos encontrarnos un gran surtido de dinobebes.
Aquí os dejo algunos de muestra... El carnotauro tiene unos dientes enormes y eso que acaba de salir del huevo en estos momentos.

:)












miércoles, 29 de noviembre de 2017

10.000 GRACIAS


GRACIAS.

GRACIAS POR ESTAR AHÍ, DESDE HACE UN PORRÓN DE AÑOS SIGUIENDO LAS 4 COSAS QUE SUBO AL BLOG, NO SOY BLOGGER, SOY MAESTRA, COMPARTO A VECES, OTRAS SE ME OLVIDA, OTRAS SIMPLEMENTE NO ES UN GRAN DÍA.

GRACIAS POR LEERME, POR SEGUIRME, POR RECORDARME QUE NO HE PUBLICADO NADA DESDE HACE UN MES Y LO ECHÁIS EN FALTA.

GRACIAS POR ESTAR AHÍ.

INTENTARÉ SER MÁS CONSTANTE... ¿LO LOGRARÉ?...

NO CREE EL BLOG CON LA INTENCIÓN DE HACERME FAMOSA, TENER SEGUIDORES NI FANS... PERO UNA VEZ LLEGADAS LAS 10.000 VISITAS ¿POR QUÉ NO SOÑAR?...

COMO DICE ARTURO VALS. A POR LAS 100.000


jueves, 26 de octubre de 2017

LAS CACAS SE COMEN






LAS CACAS SE COMEN... AUNQUE SEAN CACAS DE DINOSAURIO...



El martes fue el día de las bibliotecas y en el cole hemos fabricado libros en cada aula.
Como los de 5 años estamos inmersos en un proyecto de DINOSAURIOS, nuestro libro giraba en torno a esta temática.


Los libros tenían como eje general ser un "abecedario", donde cada palabra tuviera relación con el mismo tema. Nuestro "ABCDINOS", fue saliendo de la asamblea, de terminos que conocíamos, que nos sonaban y de otros que como maestra lancé y ellos definían como creían conveniente... el resultado fue muy gracioso, y algunas palabras nos dieron más juego que otras... pero sobre todo hubo una palabra que fue la más comentada (si mis alumnos tuvieran Twiter habría sido trending topic absoluto del día): COPROLITO.

COPROLITO: caca, truño, ñordo, zurullo (la RAE recoge un montón de sinónimos); de dinosaurio, eso sí, fosilizada. Fosilizada es de piedra, eso también lo hemos aprendido y ya de paso hemos entrado en la palabra en sí: COPRO significa caca y LITO significa piedra. Somos de infantil, pero nos gusta aprender cosas todos los días.

Las cacas siempre tienen un no se qué, que que sé yo, que el caso es que nos gustan, nos apasionan, nos dan asquete, pero nos molan, las nombramos, las miramos, las buscamos, en definitiva, nos guste o no nos guste, lo admitamos o no lo admitamos, las cacas no pasan de moda y siempre gustan un montón.

Todos los años desde hace ya ... bueno, desde hace mucho, hago en mi clase un cuentacuentos sobre el magnífico cuento del topo. Si alguien no lo conoce que siga este enlace a otra entrada de este blog, donde está todo explicado.



El caso es que el cuento en cuestión, va de cacas. Sí, sí, de cacas, de tipos de cacas y de los animales que las hacen, de cómo las hacen, como son, como huelen, como saben... a ver, esto último es porque nos las comemos... pero que nadie se asuste que son comestibles. :)


                             


Por lo general siempre intento que tenga algún sentido dentro de mi programación de aula, y si no puedo hacerlo así, pues es una actividad de animación a la lectura muy chula, resultona, fácil y que gusta una y otra vez, porque las cacas repito, molan un montón. 


Así que teniendo como antecedente la palabra COPROLITO y después de realizar la actividad del cuento del topo con cacas comestibles, seguimos estudiando a nuestros dinosaurios que como buenos animales que eran, pues también después de comer hacían sus cacas (eso ya lo sabíamos, bueno sabíamos que hay cacas de dinosaurio y además se fosilizaron). 

La verdad es que está genial estudiar dinosaurios, que eran grandes y eran ovíparos; que tenían cuatro patas, pero algunos andaban a dos, sus dientes eran afilados o no, según fueran carnívoros o herbívoros (bueno arborícoras, porque comían arbustos y árboles)  e incluso algunos omnívoros, pero claro, si comen... algo tendrán que expulsar de sus cuerpecillos ¿no?.



Después de ver el clip de vídeo de Parque Jurásico (la primera, la de verdad, esa que tiene más de 20 años y todavía sigue siendo increíble verla cuando la ponen en la televisión); donde se ve a un Triceratops en el suelo, enfermo y se descubre que es porque ha comido algo que le ha envenenado; es cuando empieza el verdadero aprendizaje.
Los paleontólogos (en este caso la chica), mete su brazo entero en una montaña de caca casi más grande que ellos para rebuscar qué alimentos no le han sentado bien y no los ha digerido.
Este pequeño fragmento de pelicula (menos de 4 minutos), sin sangre, sin dientes, sin garras afiladas y rugidos monstruosos da para trabajar en un aula más de dos semanas.

La alimentación, tipos de comida, rutinas, comidas a lo largo del día, hábitos de higuiene y de alimentación en sí (masticar despacio, no pasarnos de comer aunque esté muy rico todo...), educación en la mesa y fuera de ella, aparato digestivo y excretor... las cacas dan juego, lo miremos por donde lo miremos.

Una vez lo sabemos todo sobre la alimentación, sus dientes y la importancia de lavarnos las manos (nosotros, los dinosaurios no tenían manos, eso también lo hemos estudiado), toca el turno de las cacas.

Una actividad divertida es manipularlas, fabricarlas, olerlas, tocarlas y por último comerlas. 
                                                                                    Una actividad sensorial, divertida y muy sabrosa.




Hemos fabricado unas cacas de dinosaurio superchulas, grandes, pequeñas, unas más redonditas, otras menos, algunas eran raras, otras casi una canica... porque cada dinosaurio es diferente, igual que nosotros tb somos diferentes... 

Os dejo algunas fotos del proceso y del resultado... para saber ingredientes y receta os remito a la misma entrada de hace casi un año qu he puesto antes en un enlace: 

                                    http://voladicasdecierzo.blogspot.com.es/2016/

 







Al final, todo ha salido de "rechupete", nos hemos llevado las cacas de dinosaurio a casa, le hemos explicado a todo el mundo lo que son los COPROLITOS y en resumen, el aprendizaje ha sido divertido, sencillo, cercano y significativo. Y esto significa que jamás se nos va a olvidar que de algo tan sencillo como una palabra, hemos aprendido muchísimas cosas, sobre los dinosaurios y sobre los animales en general.

miércoles, 18 de octubre de 2017

GAMIFICANDO LAS MATEMÁTICAS



No hace mucho tiempo empecé a oir GAMIFICACIÓN... vaya palabreja más rara decía yo...

Pues bien, gamificar no es otra cosa que enseñar a través del juego, utilizar recursos y reglas de juego en un entorno no lúdico como puede ser una clase...

Pues vaya, resulta que gamifico a todas horas y yo sin saberlo :)

Jugar es el verbo más utilizado dentro de un aula de infantil, y la mía no es menos ni más por eso, es una aula como muchas otras, donde nos divertimos, jugamos, aprendemos, gritamos, cantamos, pintamos... y todo lo intentamos hacer de la forma más lúdica y significativa posible.

En las matemáticas es donde mejor se ve este concepto del juego para aprender o mejor dicho, la gamificación de las matemáticas.

Las matemáticas se aprenden de manera más eficaz si nos divertimos con ellas, es mas divertido "Jugar con las matemáticas" que dicen mis alumnos que simplemente hacer sumas, restas, y hablar de geometría...

Cualquier cosa vale para jugar, no hay necesidad de caros inventos ni de materiales supernovedosos... es más, la mitad de las cosas más divertidas del mundo las tenemos al lado nuestro.





Por ejemplo: una caja de fruta, dos tapones de colores y unos números recortados... ¿qué tenemos? Un estupendo juego de sumar con los números del 0 al 10. Si la suma de nuestros dos números da como resultado 10 pintamos una estrella (superpremio allá dónde los haya).







Con cerillas podemos hacer formas, practicar la geometría, la simetría, la capacidad espacial, la derecha y la izquierda... y ya de paso estar una hora entretenidos haciendo dibujos manipulando pequeños trocitos de madera.







Tubos de papel higiénico, palos depresores (de médico) y a sumar... en cada palito una operación, como resultado máximo el 10, cada tubo tiene un número, y tenemos que ordenar las operaciones según ese resultado.









Gamificar no es caro, jugar es divertido, aprendemos mejor si jugamos y si jugar es gamificar... GAMIFIQUEMOS

lunes, 9 de octubre de 2017

PAL PILAR... MATES, ABN Y CABEZUDOS. ¡UNA FÓRMULA GENIAL!







Los Pilares ya están aquí, y con ellos los cabezudos, los gigantes, las ferias....

En el cole llevamos ya varios días trabajando a través de los cabezudos aspectos de escritura y matemáticas, además de cantar las canciones, fabricar cabezudos de cartón y encorrerlos por el recreo...

Pero nuestros amigos cabezudos son muy traviesos y se nos han colado en nuestra tabla del 100, se pegan todo el día encorriendose los unos a los otros con sus latigos, y nos están tapando unos cuantos números de la tabla.

Pero en clase somos muy listos y fijándonos en los números que rodean a cada cabezudo podemos llegar a descubrir qué número tapan el Robaculeros, la Forana, Boticario y Berrugón y todos los demás.


Con este juego trabajamos matemáticas y nos divertimos... ¿alguien da más?....





jueves, 18 de mayo de 2017

¿EXISTEN LOS MARCIANOS?








En el cole estamos trabajando el UNIVERSO, y entre otras muchas cosas que nos estamos preguntando e investigando, nos ha surgido una duda muy especial...
¿Los marcianos existen?...
Sabemos que salen en dibujos y en películas, pero no tenemos claro que existían de verdad.
               Hemos leído el libro TU ALIEN.


Es un álbum ilustrado muy chulo para trabajar en infantil, los dibujos son muy chulos y nos habla de temas como el miedo a la oscuridad, la amistad, la solidaridad...




Hemos visto también algún vídeo de la agencia europea espacial, y PAXI nos ha explicado muchas cosas.




Pero como no nos quedábamos contentos hemos decidido hacer una manualidad especial... UN PLATILLO VOLANTE. De este modo existan o no, siempre tendremos un marciano en casa con quien poder jugar.


NECESITAMOS:

1 BOTELLA DE PLÁSTICO TRANSPARENTE

1 PLATO DE CARTÓN (LA MEDIDA LIBRE, PERO QUE NO SEA MUY PEQUEÑO)

TÉMPERA DE COLOR PLATA

PLASTILINA DE COLORES

SILICONA PARA PEGAR


PASOS:

1.      Pintamos el plato de cartón con la témpera gris plata, por un solo lado. No pueden quedar blanquitos para que no esté feo.





2.      Hacemos bolitas de colores con plastilina de diferentes colores.




3.      Con un trozo de plastilina verde creamos a nuestro marciano.


4.      Le ponemos ojos


















5.      Cortamos la botella de plástico dejando el culo de la misma separado del resto.






6.      Montamos nuestro platillo de la siguiente manera.



-          Colocamos el marciano en el centro del plato pegado con un poco de silicona para que no se mueva ni se caiga


-          Encima del marciano ponemos el culo de la botella de plástico, de manera que quede como una capsula espacial


-          Pegamos las bolitas de colores alrededor del plato como si fueran las luces de nuestro platillo volante y…







                   

               YA PODEMOS DESPEGAR









viernes, 10 de marzo de 2017

Y TU... ¿CÓMO TE SIENTES?





El Monstruo de Colores de Anna LLenas no necesita presentación, ya que todo (o casi todo) el mundo lo conoce.


Es increíble como este pequeño libro puede llegar tanto y tan rápido a los niños y con qué sensibilidad, cariño y delicadeza les hace entender las emociones de una manera muy cercana.


El monstruo se ha liado, tiene todas las emociones revueltas, como muchas veces nos pasa a nosotros... que a veces no sabemos que nos pasa, si tenemos ganas de reir o llorar, si estamos enfadados o tristes, si tenemos alegría o calma... o si estamos un poco loquitos.




En el cole estamos trabajando el libro desde Educación Emocional, de modo que podamos conocer y gestionar nuestras emociones. Y en eso estamos, por ahora en conocerlas, poco a poco entraremos en la parte de gestionarlas, que aunque no sea fácil, le estamos poniendo mucho empeño.




En clase estamos trabajando el libro y unas fichas muy molonas donde conocemos al monstruo y nos reconocemos en él dibujándonos con la emoción que cada color representa. Y además hoy hemos estrenado (junto con mi compi Sheila) un supermural donde podemos colocarnos delante del monstruo y reflexionar sobre que nos pasa.





Por ahora solo lo hemos estrenado, pero seguro que no dejamos de jugar y jugar con el mural y con el monstruo.



Os dejo aquí de momento la canción. Pronto os contaré más cosas del monstruo, porque esto sólo acaba de empezar.


https://youtu.be/qI89DiYsejA